HayCanal.com

Twitter, ni la primera brecha ni la última

Twitter, ni la primera brecha ni la última

La semana pasada se produjo el hackeo de las cuentas de Twitter de personalidades muy conocidas a nivel mundial como Barack Obama, Bill Gates, Elon Musk, Jeff Bezos e incluso los perfiles de empresas como Uber y Apple.

Los cibercriminales, tras tomar el control de sus perfiles, publicaban mensajes informando de que ofrecían doblar el dinero que usuarios ingresasen en Bitcoin a un monedero virtual de criptomonedas. Sin embargo, se trataba de una estafa cuyo único objetivo era obtener beneficios económicos suplantando la identidad de personas o marcas famosas.

Ante esta situación, nos hacemos eco de unas declaraciones de Eusebio Nieva, director técnico de Check Point para España y Portugal:

No es la primera vez que los empleados de la compañía comprometen la privacidad de los usuarios, o que son responsables de la divulgación de datos confidenciales.

La cuenta del propio CEO, Jack Dorsey, se vio expuesta hace unos meses después de que robasen su número de teléfono mediante un ataque de SIM Swapping. Hace un año, dos empleados fueron acusados de hacer un uso inadecuado de sus accesos a los recursos internos de Twitter y de ayudar a Arabia Saudí a espiar a los opositores al gobierno que viven en el extranjero.

Aunque Twitter aún no ha compartido todos los detalles de este incidente, podemos ver que, en ocasiones anteriores, el resultado ha sido el mismo, aunque el origen del fallo de seguridad fuese otro. Independientemente de que se trate de empleados descontentos o de ataques de ingeniería social a medida, el verdadero problema es la gran dificultad de limitar el acceso a los recursos internos e impedir que se transformen en una brecha de seguridad.

Sin embargo, esta vez parece que Twitter está tomando medidas para evitar que este tipo de incidentes vuelvan a ocurrir en el futuro, haciendo que herramientas como la que presumiblemente se utiliza en este ataque sean menos accesibles. Este nuevo incidente de Twitter muestra que, en el mundo actual, en el que cada vez se registran más pérdidas de datos, las empresas están obligadas a tomar las medidas necesarias para garantizar la protección de los datos confidenciales de empleados y clientes, documentos legales, etc. Todos están expuestos a diario a terceros no deseados, por lo que están en riesgo”.


Últimas Noticias

Lo más leido

Nombramientos