HayCanal.com

¿Matará el streaming a la televisión?

¿Matará el streaming a la televisión?

El 83 por ciento de los hogares españoles tiene acceso a contenidos de pago audiovisuales aunque la televisión consiguió picos de audiencia de 300 minutos diarios durante el confinamiento del año pasado.

¿Matará el streaming a la televisión? La profesora de los Estudios de Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Elena Neira, considera que hablar de su muerte es "muy exagerado", aunque sí opina que, con las plataformas en auge y con Twitch creando nuevas maneras de comunicar, deberá "adaptarse y renovar sus audiencias".

Los datos confirman que la sociedad española continúa aumentando la contratación de plataformas de pago y las familias tienen, de media, 2,6 suscripciones cada una, con Netflix como la preferida para ver series, películas o documentales a demanda. "Todos los estudios constatan la fuga de gran parte de la audiencia de la televisión hacia las plataformas de streaming", asegura Neira, que también apunta a que este tipo de empresas audiovisuales no ofrece datos de qué perfil es el que más consume este tipo de contenidos. A pocos días de celebrar el Día de la Televisión, la llamada 'caja tonta' parece resistirse a desaparecer, pero deberá cambiar para sobrevivir.

Las encuestan muestran claramente que la televisión sigue atrayendo a la población más envejecida. Son los mayores de 64 años los que más la ven, con hasta siete horas y media al día, según un estudio de 2020. Fue un año pandémico, que provocó la vuelta de muchos ciudadanos a este consumo para seguir en directo las novedades de la pandemia. Así, con respecto a 2019 y en términos generales, el visionado aumentó un 6,7%, hasta una media de 3,9 horas cada jornada, cerca del récord que se había batido en 2012. No obstante, también las plataformas como HBO o Amazon Prime notaron cómo se dispararon las altas en sus servicios ante el confinamiento provocado por el virus. "La pandemia permitió un acercamiento de esas demografías más adultas a consumos bajo demanda, tanto en servicios de televisión a la carta como de plataformas de streaming", explica la experta. Y el incremento de suscriptores continuará o así lo prevén los estudios. A nivel internacional, auguran que Disney+ sobrepasará a Netflix en 2025 y alcanzará los 284 millones de cuentas. En total, los clientes de este tipo de contenido audiovisual serán de 1.000 millones en todo el mundo en 2026, la mayor parte en Estados Unidos y China.

El "picoteo" de los jóvenes

Los más jóvenes también se decantan por otras maneras de estar frente a la pantalla, ante videojuegos, redes sociales o en Twitch. El "solapamiento" con la televisión, dice Neira, es "menos evidente" porque este público lleva más tiempo "desconectado" del audiovisual más tradicional. Según Twitch, el 70% de su audiencia tiene entre 16 y 34 años, aunque la experta considera que se trata de una audiencia "más volátil". "Los jóvenes no tienen un medio de entretenimiento predilecto, sino que picotean y se acercan al que más les interesa", apunta. Un ejemplo de cómo también eligen la televisión cuando lo que emite les interesa es cómo siguen el reality 'La isla de las tentaciones'. "Eso de que los jóvenes no quieren televisión lineal ni en pintura no es 100% cierto", ratifica. La tendencia en aumento de Twitch no va a cambiar, opina la investigadora, y lo que sí se notará es un cambio en sus contenidos y formas a través, dice, "el desarrollo de nuevas disciplinas de comunicación". Un ejemplo claro, detalla, es el de Ibai Llanos, que consiguió audiencias históricas retransmitiendo las campanadas de fin de año o televisando la presentación de Messi en el PSG.

Peso cultural y penetración

"La televisión todavía tiene un peso cultural tremendo y una penetración cercana al 100% de la población", destaca la profesora de la UOC, que considera que esta característica la hace tener una "enorme tracción". Es el público maduro, de entre 45 y 64 años, el target más numeroso e importante para la llamada 'caja tonta' y mantuvo un consumo de casi 5 horas diarias durante el año pasado. El anterior grupo de edad, entre 18 y 39 años, volvió a engancharse a la tele durante los meses más duros de la pandemia con un aumento, según un estudio de la UOC, del 147% de visionado. Con décadas de historia e instalada como un hábito social más, el principal reto que tiene por delante, señala Neira, es "renovar sus audiencias" y, para ello, aconseja "adaptarse" a las nuevas tendencias y sacar partido de los formatos que no tienen alternativa en las plataformas en streaming, como, menciona, el entretenimiento o la información en directo.

Elena_Neira_UOC

Elena Neira, profesora de los Estudios de Comunicación de la UOC


Últimas Noticias

Nombramientos