HayCanal.com

¿Una futurible EBAU digital?

¿Una futurible EBAU digital?

La Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad, EBAU, se realizará en toda España antes del 18 de junio y de manera presencial.

Después de un curso marcado de nuevo por la pandemia en el que algunos centros educativos o comunidades autónomas han optado por la docencia semipresencial, mientras que en otros los alumnos han ido cada día a clase, la Selectividad mantiene sus habituales exámenes y correcciones en papel como método más seguro para evitar copias u otros problemas.

Es indiscutible que la documentación en formato físico sigue teniendo bastante protagonismo a la hora de formalizar procesos por su valor probatorio y experiencia de usuario únicos. Pero con todo lo que ha avanzado la tecnología, ¿se podría hacer una Selectividad diferente? La respuesta es que sí.

Desde PFU (EMEA), la compañía de Fujitsu líder mundial en escáneres y captura documental, creen que el uso de dispositivos de digitalización podría dotar de más eficiencia, transparencia y seguridad a este proceso. Actualmente es posible plantear una nueva forma de organizar estas pruebas masivas combinando lo mejor del mundo físico y digital. ¿Por qué conformarse con conectarse solo para ver las notas cuando se podría consultar y acceder en segundos al examen corregido?

Al margen de la digitalización de materiales o la opción de dar clases online, la tecnología puede optimizar procesos en el sector educativo en los que se tenga la ventaja y la confianza de la información en papel junto con la agilidad en gestión de documentos y la accesibilidad que ofrece la información digital”, explica Jesús Cabañas, director regional de PFU (EMEA) Limited para Iberia.

Así se desarrollaría esta futurible EBAU teniendo en cuenta cada parte del proceso, desde la identificación del alumno, pasando por la digitalización de las pruebas sin salir del aula, hasta acceder a los resultados.

1.       Al acceder al recinto donde tendrá lugar el examen, el alumno podría identificarse digitalizando su DNI con un escáner de imagen para entornos de front desk, cuyo diseño compacto permite no perder de vista en ningún momento el documento personal o incluso escanearlo uno mismo dada su facilidad de uso. Los datos se procesarían de forma eficiente, rápida y segura, en cumplimiento además con la normativa GDPR. Un paso más allá sería utilizar métodos de verificación biométrica con sensores que leyesen las venas de la palma de la mano para confirmar con precisión y de forma instantánea la identidad de un individuo sin contacto directo. Estas tecnologías podrían complementarse además con otras soluciones de gestión de entrada a salas, informando al usuario de cuál será su ubicación durante la prueba y cómo dirigirse a ella.

2.       Una vez terminado el examen sobre papel, las hojas se digitalizarían en el mismo aula con un escáner documental de alta velocidad. De acuerdo con los Esquemas Nacionales de Seguridad (ENS) y de Interoperabilidad (ENI), se añadiría un sello electrónico al documento de forma que esta copia sea el nuevo original sobre el que trabajen los evaluadores. Mientras tanto, el documento original se guardaría en cajas identificadas que permitan su acceso posterior si hubiese alguna reclamación. Además, la distribución de los exámenes sería en digital evitando costes logísticos.

3.       Mediante una tecnología sencilla, rápida y fiable, cualquier docente podría digitalizar los exámenes sin tener que adquirir antes unos conocimientos informáticos determinados. Existen soluciones de digitalización en red que no necesitan conectarse a un PC o usar aplicaciones complejas para ofrecer una calidad de imagen óptima. Luego los examinadores podrían corregir las pruebas sobre el propio archivo digital, que previamente han convertido al formato que prefieran (PDF, PDF con opción de búsqueda o JPEG) con solo pulsar un botón, desde una tableta o un portátil.

4.       Asimismo se podrían extraer datos de los documentos digitalizados e integrarlos en otro proceso del mismo flujo de trabajo. De esta forma, los evaluadores organizarían y validarían las calificaciones de cada examen después de su corrección de manera automática y sin teclear ningún dato manualmente, lo cual disminuiría cualquier margen de error en la publicación de estos resultados.

5.       La gestión web se contempla ahora únicamente para que el alumno, de forma individualizada, acceda a sus calificaciones y, posteriormente, descargue una tarjeta con su nota de la EBAU. También puede solicitar la revisión de alguna prueba, que será nuevamente corregida pero solo podrá ver mediante instancia y entregada en mano. Con herramientas de digitalización, la información del examen se indexaría en un sistema y los usuarios podrían acceder al contenido de forma fiable y segura.

Conforme la transformación digital se haga más efectiva a nuestro alrededor, en PFU (EMEA) Limited creen que será esencial digitalizar procedimientos y servicios en el sector educativo para que sus instituciones cuenten con un funcionamiento plenamente electrónico e interoperable. Supone romper inercias para consolidarse como motor del cambio. La enseñanza tiene desde ya un papel clave para garantizar las competencias digitales de los estudiantes de hoy quienes formarán parte de la fuerza laboral del mañana.


Últimas Noticias

Lo más leido

Nombramientos