HayCanal.com

Inteligencia Artificial de Red Hat para  investigar la marina autónoma con el Mayflower

Inteligencia Artificial de Red Hat para investigar la marina autónoma con el Mayflower

En 1620, el Mayflower se embarcó en un incierto viaje a través del Océano Atlántico, con más de 100 peregrinos a bordo que buscaban empezar una nueva vida en el Nuevo Mundo.

Hoy, 400 años después, el Barco Autónomo Mayflower (MAS) seguirá sus pasos desde Plymouth, Inglaterra, hasta Plymouth, Massachusetts. Sólo que esta vez, no habrá ningún capitán humano o tripulación a bordo. Será uno de los primeros barcos de tamaño real, totalmente autónomo y sin tripulación, en cruzar el Océano Atlántico.

Nueva generación de barcos autónomos

El proyecto MAS es una colaboración a nivel global dirigida por la organización de investigación marina ProMare. Concebido como una forma de conmemorar el 400 aniversario del viaje del Mayflower, podría tener implicaciones a largo plazo para la industria naviera y el futuro de la investigación oceanográfica.

Se prevé que el mercado de transporte marítimo autónomo crecerá de los 90.000 millones de dólares actuales a más de 130.000 millones de dólares en 2030. Sin embargo, muchas de las naves autónomas actuales están automatizadas y no se adaptan dinámicamente a los nuevos escenarios. Utilizando un conjunto integrado de Inteligencia Artificial (IA), nube y tecnologías edge de IBM, ProMare tiene como objetivo dar al Mayflower la capacidad de operar de forma independiente en algunas de las circunstancias más desafiantes del planeta.

Cruzando el Atlántico de forma segura con Red Hat Enterprise Linux

El Mayflower estará bajo el mando de un Capitán basado en IA: una serie de sistemas cognitivos interrelacionados que le permiten sentir, pensar y tomar decisiones en el mar.

Este Capitán de Mayflower basado en IA utiliza cámaras a bordo para recoger información visual e identificar peligros potenciales como, por ejemplo, otros barcos o escombros que flotan en el agua. El sistema de visión del barco está siendo desarrollado y adiestrado usando modelos de Deep Learning en tierra, ejecutándose en el power system de IBM impulsado por Red Hat Enterprise Linux (RHEL), la plataforma de Linux empresarial líder en la industria.

A bordo, dos de los sistemas, Autonomy Manager y Safety Manager, también funcionan en RHEL.

El Autonomy Manager del Capitán basado en IA toma decisiones y recomienda tomar acciones según los objetivos a largo plazo.

El Safety Manager monitoriza estas decisiones y las valida como "seguras" en la zona inmediata. Esto incluye, por ejemplo, mantenerse alejado de peligros localizados que podrían causar daños al Mayflower. Con el fin de proporcionar una operación segura, el Safety Manager puede tomar las decisiones apropiadas, como asumir el control del timón y la propulsión del barco, activar el equipo de emergencia o reiniciar el sistema.

Ejecutándose localmente en Red Hat Enterprise Linux, el sistema de edge computing está diseñado para soportar cargas de trabajo de misión crítica. El Mayflower no tendrá acceso a una alta conectividad de ancho de banda durante su viaje. Los dispositivos edge recogerán y analizarán los datos de la nave y los almacenarán localmente. Cuando tenga acceso a la conectividad, éstos subirán a los edge nodes ubicados en tierra y se sincronizará con la nube de IBM. El equipo también será capaz de actualizar el modelo de adiestramiento del Capitán basado en IA.

RHEL se adecua muy bien a esta aplicación debido a sus capacidades para entornos de nube híbrida y multi-cloud, que permite a los desarrolladores trasladar las aplicaciones de los sistemas locales a la nube, al edge de las redes informáticas (como el Barco Autónomo Mayflower) y viceversa. RHEL también proporciona los niveles de fiabilidad necesarios para una misión que no puede permitirse ningún fallo del sistema en medio del océano.

Información a la vista

El buque llevará tres cápsulas de investigación que contienen un conjunto de sensores e instrumentación científica que los investigadores utilizarán para avanzar en la comprensión de varias áreas vitales, como la ciberseguridad marítima, la vigilancia de mamíferos marinos, la cartografía del nivel del mar y los plásticos oceánicos.

Poner un barco de investigación en el mar puede costar decenas de miles de dólares al día y está limitado por el tiempo que la gente puede estar a bordo, un factor prohibitivo para muchas de las misiones científicas marinas de hoy en día. Se espera que el Barco Autónomo Mayflower se convierta en una plataforma rentable y flexible para reunir datos que ayuden a salvaguardar la salud del océano y las industrias a las que apoya.

stefanie_chiras_red_hat

Por Stefanie Chiras, vice president and general manager RHEL business unit, Red Hat


Últimas Noticias

Lo más leido

Nombramientos