HayCanal.com

Stormshield Endpoint Security asegura una protección proactiva de las infraestructuras con Windows Server 2003

Stormshield Endpoint Security asegura una protección proactiva de las infraestructuras con Windows Server 2003

Ante el fin del soporte de Windows Server 2003, Stormshield (Arkoon Netasq), jugador clave en ciberseguridad, cuenta con la solución de protección Stormshield Endpoint Security, capaz de asegurar cualquier tipo de servidor contra posibles amenazas.

A partir del próximo 14 de julio, Microsoft dejará de prestar servicios de soporte y parches de seguridad a servidores con Windows Server 2003. No obstante, ya en estos momentos, Windows Server 2003 se encuentra debilitado. Sirva como ejemplo citar que Microsoft no ha desarrollado los parches necesarios para contrarrestar la reciente vulnerabilidad crítica MS15-011. En términos de seguridad, dicha descontinuación provocará consecuencias devastadoras tanto para las empresas como para los organismos públicos.

"Tras el fin de la vida útil de Windows XP, Stormshield Endpoint Security ha demostrado ser la solución más idónea para mantener la seguridad de los sistemas con XP, bloqueando más del 93% de las vulnerabilidades (día cero). Ahora, que el final de Windows Server 2003 se acerca, Stormshield Endpoint Security puede evitar que los ciberdelincuentes aprovechen las vulnerabilidades no parcheadas para atacar estos sistemas. La seguridad no es una opción y el final del ciclo de vida de un sistema operativo puede poner en riesgo las distintas actividades de negocio de las empresas", expone Antonio Martínez Algora, Senior Consultant para Stormshield Iberia.

Adopción de una Seguridad Proactiva

A través de un agente de protección único, complementario al antivirus tradicional, y que se instala en un servidor o en un puesto de trabajo, Stormshield Endpoint Security asegura una protección eficaz mediante el bloqueo de explotación de vulnerabilidades conocidas o desconocidas (de día cero) de los sistemas operativos y aplicaciones de terceros.

Basada en un sistema sin firmas, la solución proporciona una respuesta proactiva para el mantenimiento en condiciones operativas de los entornos que ya no tienen soporte.

De sencilla administración y rápida implementación, incluso en grandes despliegues, Stormshield Endpoint Security se adapta a los servidores físicos y virtuales, con un consumo de memoria y CPU mínimo.  Incorpora varias capas de seguridad integradas en un único agente: control de las aplicaciones, cortafuegos de red y de detección de intrusiones, que previenen la destrucción o filtración de datos. La tecnología única desarrollada por Stormshield ofrece un análisis continuo del comportamiento de los ejecutables para detectar cualquier anomalía.

Stormshield Endpoint Security bloquea igualmente rootkits, keyloggers y la elevación de privilegios. Ofrece una protección probada contra ataques dirigidos y contra las APTs (amenazas persistentes avanzadas).

Grandes organizaciones en Europa y Norte América han decidido utilizar Stormshield Endpoint Security en entornos de defensa, industria, seguros, medios de comunicación, distribución y agencias gubernamentales. Algunos de estos clientes han desplegado la solución para mantener el nivel de seguridad en el momento en que Windows XP dejara de tener soporte. Gartner clasifica a Stormshield como visionario en la protección del puesto del usuario (Diciembre 2014).

Diferentes entornos, un mismo problema

Cuando finaliza el soporte de un sistema operativo, toda la infraestructura de la compañía queda expuesta al riesgo, a no ser que se realice un seguimiento de las vulnerabilidades. La continuidad del negocio, la confidencialidad  y el cumplimiento normativo quedan, por tanto, comprometidos.

El riesgo de que los servicios en producción dejen de estar disponibles o de que los datos sensibles sean filtrados después de un ataque aumenta exponencialmente. Las infraestructuras empresariales que usan Windows Server 2003 pueden sufrir Fugas de Datos que pueden comprometer jurídicamente la responsabilidad de los directivos o bien quedar expuestas a Interrupciones de Servicio.

En lo que respecta a las aplicaciones de terceros, éstas pueden dejar de estar soportadas sí el sistema operativo está obsoleto. La presencia de un sistema operativo discontinuado puede tener un impacto directo en el cumplimiento normativo de los sistemas de información, provocando la perdida de certificaciones como PCI-DSS, SOX o ISO2700X o exponiendo la corporación a responsabilidades legales.

 


Últimas Noticias

Lo más leido

Nombramientos