HayCanal.com

25 años de networking

25 años de networking

Las tecnologías de red son la base del mundo digital actual. Desde pedir comida, enviar vídeos a un amigo, conectar y dar herramientas a estudiantes y educadores, o administrar un negocio de forma remota, las redes han revolucionado la forma en que operamos y nos comunicamos.

Solo en el último año, la pandemia ha actuado como catalizador de la inversión en innovación digital. El 25 aniversario de Extreme Networks es la excusa perfecta para mirar hacia atrás a un cuarto de década de innovaciones en el mercado de networking y mirar también hacia el futuro para ver qué tendencias darán forma a los próximos 25 años de nuestro sector.

Una mirada al pasado: la aparición de las redes inalámbricas

Comencemos en 1997, un año después de la fundación de Extreme, cuando el IEEE presentó el estándar 802.11 que ahora conocemos como Wi-Fi. En pocas palabras, Wi-Fi es la tecnología que permite que un PC, portátil, teléfono móvil o tablet se conecte a Internet a alta velocidad sin necesidad de una conexión de cable. Wi-Fi funciona según el mismo principio que otros dispositivos inalámbricos, utilizando señales de radio para transmitir información entre dispositivos y entre estos e Internet.

La tecnología Wi-Fi se generalizó rápidamente y el acceso a Internet ahora se considera imprescindible en todos los ámbitos de la vida. Hoy en día, la conectividad inalámbrica está integrada en casi cualquier dispositivo que genera o usa datos, ya sea en hogares, oficinas, centros comerciales o espacios públicos. De hecho, según la Wi-Fi Alliance, hay más de 15 mil millones de productos Wi-Fi en uso en todo el mundo, todos diseñados para hacer nuestras vidas más sencillas, rápidas, seguras y agradables.

La flexibilidad de las redes definidas por software (SDN)

Como resultado del crecimiento exponencial de las tecnologías de “cloud computing”, el incremento en el uso de dispositivos móviles y la continua necesidad de reducir los costes, muchas organizaciones necesitaban una nueva forma de diseñar y operar las redes. Para lograrlo, a principios de la década de 2010 las redes definidas por software (SDN) cobraron impulso como una estrategia para lograr una red flexible y ágil.

SDN permite diseñar, construir y administrar redes, separando los planos de control y datos, eliminando la infraestructura subyacente para aplicaciones y servicios de red y haciendo que el plano de control sea directamente programable. A través de SDN, los equipos de TI pueden gestionar toda la red y sus dispositivos de forma coherente, independientemente de la complejidad de la tecnología de red subyacente. A través de un entorno SDN correctamente configurado, es más fácil y eficiente llevar la capacidad de computación a sitios remotos, mover las funciones del centro de datos al extremo de red, adoptar cloud y soportar entornos de Internet de las cosas (IoT).

La aparición de Wi-Fi 6

Wi-Fi6, que apareció en 2019, es la última versión del estándar Wi-Fi y fue diseñado desde cero para aumentar la robustez y reducir el consumo de energía sin impactar en el rendimiento, especialmente para entornos de dispositivos IoT. Wi-Fi6, que ofrece una mejora de velocidad de hasta 30 veces superior a su predecesor y mejora aún más su capacidad para soportar entornos de gran densidad de dispositivos, soportará nuevos escenarios de uso para IoT, AR / VR, juegos on-line y streaming de vídeo.

Aparte de la velocidad, Wi-Fi6 utiliza el sistema de Acceso Múltiple por División de Frecuencia Ortogonal (OFDMA), que permite segmentar el ancho de banda dentro de los canales. Las capacidades avanzadas de conectividad multibanda de Wi-Fi6 le permiten comunicarse con múltiples dispositivos simultáneamente usando la frecuencia correcta para cada dispositivo, para reducir la presión sobre la red y garantizar el rendimiento.

Mirando hacia el futuro: redes autónomas basadas en IA

Mirando hacia el futuro, la demanda de servicios de red de implementación rápida está comenzando a superar la disponibilidad de un equipo de TI para dar respuesta a las mismas. Al aprovechar las capacidades de automatización y la tecnología de inteligencia artificial, los procesos se pueden simplificar, lo que significa que el personal de TI puede concentrarse en proyectos y tareas más estratégicos. Esto permite a los equipos monitorizar automáticamente los datos de la red, obteniendo información en tiempo real, proporcionando al equipo información sobre qué dispositivos y aplicaciones consumen más ancho de banda y acelerando la resolución de problemas.

A medida que las redes crecen, se hacen más rápidas y resistentes, la red autónoma se materializará, yendo más allá de las capacidades básicas de automatización para convertirse en una infraestructura completamente autónoma. Además de analizar los datos del sistema y extraer conocimientos de ellos, aprenderá por sí mismo y ayudará a identificar y explotar patrones ocultos.

El auge de la red como servicio (Network-as-a-Service)

Dado que es probable que las consecuencias de la pandemia ejerzan una mayor presión sobre los recursos del negocio y provoquen recortes presupuestarios, los modelos de red como servicio (NaaS) surgirán como una tendencia clave. NaaS es un modelo emergente que permite a los usuarios operar fácilmente la red y lograr los resultados que esperan de ella sin poseer, construir o mantener su propia infraestructura. Mediante sistemas e licencias, se pueden transformar las inversiones de capital en gasto operativo flexible, con modelos que incluyen hardware, software, herramientas de administración, licencias y servicios de ciclo de vida.

Ofreciendo a las organizaciones una solución eficiente para una conectividad sólida y fiable. Esto proporcionará a las empresas flexibilidad para expandir y reducir los servicios de red en función de la necesidad del negocio en cada momento. Al eliminar esa presión sobre la gestión de red, así como los costes inherentes, la organización podrá externalizar esa gestión en un partner de confianza. En última instancia, gracias al modelo NaaS, las empresas tendrán la opción de invertir en redes físicas o subcontratar la gestión y las operaciones de red parcial o totalmente.

El futuro del networking

Ninguna organización debería estar limitada por la forma en que sus empleados, aplicaciones o dispositivos se conectan. Como resultado de la pandemia en curso y el aumento relacionado del trabajo remoto, las empresas han reconocido la importancia de las redes más que nunca. En los próximos años, las tecnologías de redes serán uno de los principales beneficiarios de las inversiones en transformación digital. Con las diversas tecnologías configuradas para agilizar las operaciones de red y capacitar a los equipos de TI para que se concentren en proyectos más estratégicos y transformadores, los próximos veinticinco años serán tan emocionantes, si no más, que los últimos veinticinco.

John Morrison, SVP of International Markets, Extreme Networks


Últimas Noticias

Lo más leido

Nombramientos