HayCanal.com

Aprobado el filtrado de contenidos en Internet

Aprobado el filtrado de contenidos en Internet

El filtrado de contenidos y la reforma del copyright en el Parlamento Europeo afectará de lleno al internauta.

La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (PE) ha dado este miércoles luz verde -14 votos a favor, 9 en contra y 2 abstenciones- a la reforma del copyright europeo que quiere asegurar que las plataformas de internet paguen de forma justa a los que contribuyen con su propio contenido del mismo modo que ocurre en las publicaciones físicas.

Para ello han respaldado la posibilidad de que las grandes compañías filtren todo el contenido que los creadores suben a su espacio, una solución que no ha gustado ni a algunos grupos minoritarios del PE, ni a las tecnológicas, ni a la organización europea de consumidores (BEUC). Se trata de un paso más en el camino legislativo -todavía resta el voto en pleno y la aprobación final de países comunitarios- de la reforma de la directiva de derechos de autor en la UE, cuyo último texto data de 2001, antes de que internet cambiara completamente el paradigma.

Los internautas pueden acabar siendo los principales afectados por este filtrado automático de contenidos que propone la directiva. De salir adelante, según los expertos en propiedad intelectual, impediría a los usuarios publicar música o imágenes si las plataformas no pagan derechos de autor por ello. Esto implica que las plataformas afectadas podrían ir desde Twitter, hasta Google, Facebook, YouTube, Flickr, e incluso WhatsApp, aunque tampoco se descarta que se vean involucrados con la nueva normativa otros sitios web mucho más pequeños, como la página de una escuela, de un centro deportivo o incluso el blog de un aficionado al arte.

El 'copyright' digital

La nueva directiva europea de derechos de autor incluye además un artículo 11 que recuerda en cierto modo a la tasa Google que aprobó España en 2014, en el sentido de que busca que los agregadores de noticias en internet (Google, Facebook, Menéame) y las páginas web con vínculos a publicaciones en abierto de medios de comunicación paguen por enlazar a dichos contenidos.

Los eurodiputados se suman en su propuesta a la preocupación de las pequeñas compañías y autores cuyos contenidos se agregan a grandes plataformas sin recibir una remuneración adecuada por ello. Y no sólo eso, también quieren poner un límite a las ocasiones que una plataforma puede reproducir un mismo contenido sin remunerar proporcionalmente al responsable del mismo.

Las nuevas normas también obligarán a las plataformas a incluir en su sistema herramientas de control de derechos de autor, de forma que estos puedan denunciar fácilmente cuando no se cumplen sus derechos. Sin embargo, se eximiría a plataformas de internet enciclopédicas y sin afán de lucro, como Wikipedia.

Para asegurar ese control de protección de los derechos de autor, las grandes plataformas como Google y Facebook deberán escrutar de forma sistemática el contenido que suben los usuarios, una medida que no beneficiará "ni a consumidores ni a creadores", según ha opinado tras el voto la directora de BEUC, Monique Goyens, en un comunicado.

"La justa remuneración para los autores es importante, pero los consumidores no deberían pagar el pato", ha afirmado Goyens. Sin embargo, y paradójicamente, la solución tampoco es del gusto de las empresas tecnológicas, que tendrán que asumir el coste de las cargas tecnológicas para escrutar todo el contenido antes de su publicación.

El filtrado de contenidos que exigirá la nueva normativa europea a las plataformas tecnológicas se hará, en principio, mediante programas informáticos con algoritmos inteligentes que permiten comparar contenidos subidos por sus usuarios con los de los titulares de propiedad intelectual.

Artículo escrito por EFE / Amaya Quincoces y publicado en 20minutos.es

Bajo Licencia Creative Commons Licencia CC BY SA


También te puede gustar: