HayCanal.com

Las tres etapas de una transformación digital exitosa

Las tres etapas de una transformación digital exitosa

Cuando el término “Transformación digital” se utilizó por primera vez para describir la trayectoria de una empresa moderna, muchos consultores y especialistas de la industria descartaron su relevancia pensando que se trataba solo de una nueva denominación o de una evolución de las prácticas de negocio actuales.

El tiempo ha demostrado que es real: los ejecutivos reconocen la gran necesidad de ofrecer al usuario final servicios digitales relevantes que aporten valor añadido, comunicación y colaboración continua.

Waze, Uber y Airbnb son ejemplos de esta transformación digital. Hace diez años no hubiéramos pensado hacer viajes con un mapa que se actualiza en tiempo real, subirnos al coche con un extraño o dormir en casa de un desconocido. Hoy son prácticas normales. Las personas aprecian tanto el valor que otorgan estos servicios digitales, que sus expectativas han cambiado y ahora lo impensable es no tenerlos disponibles.

Lo primero que cada CEO y ejecutivo debe preguntarse es cómo ofrecer valor a sus usuarios a través de un medio digital (sean aplicaciones móviles, herramientas en la nube o servicios basados en Internet). En este sentido, es indispensable entender, diseñar y desarrollar esa capacidad digital para sobrevivir y prosperar. Aunque diseñar los servicios digitales es esencial, no basta para asegurar el éxito y la diferenciación a largo plazo. El proceso de la transformación digital también se debe planificar y realizar cuidadosamente en tres etapas sucesivas: continuidad de negocios, agilidad en los servicios y visibilidad.

Continuidad de negocios

El enfoque primordial es asegurar que cuando el servicio se solicite, esté disponible y accesible de inmediato. Esta etapa se compone de dos elementos: alta disponibilidad y disponibilidad de los negocios.

La alta disponibilidad consiste en diseñar el servicio de tal manera que ninguna caída provoque una interrupción. Por lo general se asocia con la virtualización —abstraer una carga de trabajo informática del servidor físico y equilibrar el servicio en varios componentes también físicos—. Sin embargo, la alta disponibilidad también abarca la agrupación de software en elementos comunes como bases de datos y servidores web.

La disponibilidad de los negocios, consiste en diseñar el servicio de forma que no se vea afectado por la acción humana (accidental o intencionada). Los errores de configuración accidentales en la nube pública han producido horas de tiempo de inactividad, y la explosión de malware y ransomware han ocasionado la falta de disponibilidad de los servicios. Las repercusiones financieras y empresariales de esos eventos son tan significativas que es difícil enumerarlas.

Las acciones maliciosas también suponen un problema. Los empleados insatisfechos borran datos o deshabilitan sistemas intencionadamente, de ahí que sea necesario planear e implementar métodos que mitiguen estos problemas. Con frecuencia se relacionan con el backup y la replicación de los datos. Es muy importante que tales prácticas puedan aplicarse para restaurar la disponibilidad bajo presión. La automatización y coordinación son esenciales en este esfuerzo de recuperación.

Agilidad en los servicios

La llegada de los servicios en la nube y el modelo de servicio basado en el consumo significan que las empresas pueden utilizar planes contra caídas en caso de colapso total del entorno.

Planear y automatizar esta agilidad conduce a una entrega de servicios permanente. No obstante, la agilidad en la entrega de servicios no debe considerarse sólo desde una perspectiva de recuperación ante desastres, pues posee un importante valor empresarial. La agilidad también ayuda a las empresas que manejan picos en la demanda de servicios, como las instituciones de educación superior y las tiendas minoristas. Sus picos de demanda son, en ocasiones, insostenibles, ya que administrar el servicio en el pico de demanda más alto no es rentable. Un modelo de consumo para capacidad máxima sólo se puede utilizar de manera eficaz con la agilidad en los servicios digitales.

Visibilidad

La última etapa de la transformación digital tiene lugar después de que una compañía cuente con una completa continuidad de negocios a través del backup y la replicación, una agilidad en los servicios mediante automatización y coordinación y cuando avanza hacia la activación de un autoservicio completo a nivel de departamento o línea de negocio. Esto requiere visibilidad en toda la empresa.

El departamento de TI ya no desempeña el papel de soportar o habilitar activamente el servicio digital, sino que se vuelve totalmente transparente debido a que las decisiones se toman vía una visibilidad orientada a políticas y datos.

La transformación digital es un imperativo para la empresa, pero lo mejor es seguir una estrategia metódica para llevarla a cabo. La experiencia ha demostrado que la mejor forma de realizar esta metamorfosis es enfocándose en estas tres etapas, en el orden preciso.

Por Danny Allan, vicepresidente de Estrategia de Producto en Veeam Software


También te puede gustar: