HayCanal.com

España, octavo país europeo con mayor actividad de ransomware

España, octavo país europeo con mayor actividad de ransomware

El ataque Wannacry ha devuelto a la primera plana nacional e internacional la importancia de la ciberseguridad, marcando un claro antes y después en la cobertura mediática sobre ciberataques, y en donde el ransomware ha dejado de ser la preocupación solamente de los responsables de la seguridad de TI para pasar a serlo para todo el mundo.

Sigue la alarma cibercriminal, con 250 millones de ordenadores infectados por Fireball

Sigue la alarma cibercriminal, con 250 millones de ordenadores infectados por Fireball

No parece que el panorama de los ciberataques se haya disipado precisamente, más bien al contrario, a pesar de que la atención mediática sea menor que con el caso de WannaCry. Tras la última campaña de malware descubierta, la de Judy, otro virus llamado Fireball ha infectado a más de 250 millones de víctimas a nivel global, con 1 de cada 5 redes corporativas del mundo afectadas, y 1 de cada 4 en España.

Reinventar la Ciberseguridad no es una opción, es una necesidad

Reinventar la Ciberseguridad no es una opción, es una necesidad

La ciberdelincuencia está registrando un crecimiento sin precedentes. El año pasado sólo en Europa, se detectaron más de 160 grandes brechas de seguridad en compañías relevantes, pero lo que aún resulta más llamativo es que casi un tercio del total de las empresas han visto cómo sus defensas cibernéticas han sido superadas, con lo que ha supuesto un gasto cercano a los 9,5 millones de dólares[1].

Dvmap, malware descubierto en Google Play con una nueva técnica para controlar dispositivos móviles

Dvmap, malware descubierto en Google Play con una nueva técnica para controlar dispositivos móviles

Los analistas de Kaspersky Lab han descubierto un nuevo troyano en Google Play. El troyano Dvmap es capaz no sólo de conseguir derechos de acceso al root (administrador) en un smartphone con sistema operativo Android, sino que también puede hacerse con el control del dispositivo inyectando un código malicioso en la biblioteca del sistema.