HayCanal.com

En 2025 la mitad de las patentes solicitadas procederán de invenciones en ordenador

En 2025 la mitad de las patentes solicitadas procederán de invenciones en ordenador

La colaboración e interoperabilidad entre empresas y en la industria será la clave para el progreso de la economía del dato y la Inteligencia Artificial.

Cada vez más empresas se apoyan en la tecnología para lanzar nuevos servicios innovadores y productos, y con ello crece el interés por proteger esta innovación tecnológica y en concreto las "invenciones en ordenador", es decir todas aquellas hechas a partir de un ordenador como los algoritmos de inteligencia artificial o de forma cuasi autónoma por una máquina. Las cifras de solicitudes de patentes, según datos de la European Patent Office (EPO), se multiplicaron por seis en los últimos años –de un total de 1.000 solicitudes recibidas a inicios del milenio se ha pasado a más de 6.000– y en 2025 se estima que el 50% del total de solicitudes de patentes se corresponderán a "invenciones en ordenador".

El foro "Emerging Trends in the Data Driven Economy", organizado por LES ESPAÑA y PORTUGAL, y que ha celebrado su sexta edición, ha contado con expertos de compañías como Dribia, Repsol, SEAT o Telefónica, e instituciones como la European Patent Office, el Instituto de Inteligencia Artificial del CSIC o la Universitat Pompeu Fabra.

Los ponentes han puesto de manifiesto algunas predicciones sobre el impacto de la revolución 4.0 y su protección intelectual. Entre las principales conclusiones extraídas tras las presentaciones y paneles de expertos destacan:

1.       Se ha producido un aumento significativo en la demanda de solicitudes de patentes que proceden de "inventos en ordenador". Se estima que en 2025 estas solicitudes supondrán el 50% del total.

2.       No siempre la mejor opción de protección es patentar. El secreto comercial puede ser una alternativa a la patente al ofrecer una protección que permite exigir una compensación económica a cualquier persona que esté obligada a respetar ese secreto y lo divulgue o lo utilice en beneficio propio o ajeno.   En todo caso tenemos la necesidad de mantener el equilibrio entre la protección de la innovación y favorecer la investigación y el avance compartiendo la información.

3.       El software y la máquina no son objeto de la misma protección y es necesario determinar qué derechos pueden existir sobre el software y la máquina. El software en sí mismo sólo es protegible como propiedad intelectual y si se trata de una máquina que incorpora un software y reúne una serie de requisitos, puede ser objeto de una patente. A su vez, el software puede ser al mismo tiempo objeto de un derecho de propiedad intelectual y estar incorporado en una invención que sea objeto de una patente. Es necesario determinar qué derechos pueden existir sobre el software y la máquina.

4.      Una máquina no es sujeto de derechos y obligaciones, de modo que no se puede hablar de infracciones por parte de máquinas, sino en todo caso de quienes las exploten (personas físicas y jurídicas).

5.       Hay quienes plantean la necesidad de crear una personalidad jurídica propia para las máquinas, lo que podría tener una repercusión positiva, como, por ejemplo, la creación de un impuesto sobre los beneficios de la explotación de obras creadas por máquinas. La Inteligencia Artificial plantea un debate sobre si la autoría de obras en las que apenas existe intervención humana puede ser atribuible a una máquina (no así los derechos de explotación). El problema es, sin embargo, complejo porque el marco regulatorio en países como España, en virtud de la sección 16 (2) de la Ley de Patentes y Diseños de Copyright de 1988, establece que los sistemas de inteligencia artificial no pueden violar las normas de derecho de autor, ya que el derecho de autor solo puede ser infringido por una persona.

6.      La colaboración y la interoperabilidad entre empresas y la industria en general serán las claves para el progreso de la Inteligencia Artificial. La tecnología evoluciona y entran nuevos participantes que cambian los modelos comerciales existentes. Utilizar la información de patentes para identificar nuevos desarrollos técnicos en etapas tempranas es clave.


También te puede gustar: