VERO: ¿otra red social?

¿...otra red pasajera?

03/12/2018

No sé vosotros pero yo estas últimas semanas me he encontrado con muchas alusiones a VERO. No es una nueva red social ya que lleva funcionando desde hace tres años, pero ahora que muchos influencers y conocidos creadores de contenidos han empezado a hablar de ella, esta red ha cogido impulso y en dos días esta en boca de todos. Tengo que reconocer que lo mismo en algún momento remoto he escuchado su nombre, pero vamos, ha entrado por un oído y ha salido por el otro como si tal cosa.

El objetivo de esta red social no es otro que convertirse en “la alternativa a Facebook”, con la promesa de librar a los usuarios de los algoritmos de otras redes sociales afianzadas y permitirles expresarse de forma más libre y auténtica.

Este estrellato veremos si es pasajero o determinante, pero han pasado de 150.000 usuarios de la App a más de tres millones. De ahí la popularidad que ha alcanzado estos días. Pero hay que señalar que los analistas son escépticos, ya que con la misma rapidez con la que llegó a la cima de descargas, en pocos días bajó posiciones.

Vero ofrece herramientas muy similares a Instagram, la App de fotos subsidiaria de Facebook. En este caso, nos permite publicar imágenes, compartir enlaces y ubicaciones, y recomendar películas, música o libros; vamos, que no es muy diferente al resto de redes sociales. Donde encontramos las principales diferencias es en su modus operandi. Aquí los contenidos se despliegan de manera cronológica como antaño hacían Facebook, Instagram o Twitter, que ahora se han decantado por un algoritmo que da prioridad a los contenidos por orden de importancia, según gustos y preferencias del usuario detectados en las plataformas.

Los usuarios de Vero en este caso, son los que determinan qué quieren ver de sus contactos, ya que pueden sólo suscribirse a las actualizaciones de los temas que más les interesen, como por ejemplo ver sólo las recomendaciones de música de un contacto en concreto, pero no sus actualizaciones de temas políticos.

Hay que señalar que a la hora de registrarnos Vero solo guarda los nombres, direcciones de correo electrónico y números de teléfono, unos mínimos datos que según asegura la compañía ni siquiera facilitará a anunciantes o terceros.

Parece que Vero quiere librarnos de la publicidad y de los algoritmos, presentándonos un modelo de suscripción que aún no está en marcha, ya que ofreció el servicio gratuito a su primer millón de usuarios pero como ha obtenido este boom se ha extendido la promoción hasta nuevo aviso. No se sabe aún cuánto cobrará por el servicio, ni se tiene claro su modelo de negocio con el que convertirse en la primera red social masiva que cobra por sus servicios a los usuarios y no a los anunciantes… Este detalle me da que será una piedra en el camino, ¿no creéis?

En fin, el tiempo nos dirá qué pasa finalmente con esta nueva red social. De momento, nuestro pulpo le ha dedicado una entrada en el blog, que no es poca cosa… Os recuerdo que existimos para Google wink.

Post by Rachel