12 escenas de cine y un concurso que no tendrían sentido con la tecnología actual

Este post contiene SPOILERS...

2/27/17, 10:07 AM

Con motivo de la reciente celebración de ese evento fundamental para la felicidad de la raza humana e incluso diría que para la supervivencia de la especie, llamado Oscars de Hollywood, me ha dado por recopilar una serie de escenas inolvidables del séptimo arte cuya resolución habría sido bien diferente en nuestros días, de haber contado sus protagonistas con todas estas maravillas impensables entonces, igualmente básicas para dar sentido a nuestra existencia, procedentes de la sacrosanta tecnología actual, creada y bendecida por los dioses de Silicon Valley. Eso sí, advierto que esta entrada contiene SPOILERS.

El primer encuentro de Encuentros en la Tercera Fase

Tercera_Fase

¿Qué sería de esa mítica escena de Roy (Richard Dreyfuss), perdido en una carretera en medio del campo y de la noche, cuando es asaltado por primera vez por una nave extraterrestre, si hubiera contado con GPS? En primer lugar, no se habría perdido porque, como todo el mundo sabe, el GPS no falla nunca (ejem…). Y, sobre todo, dada la existencia de dicha tecnología, no habría tenido ese inmenso mapa de carreteras en el que casi podría haber desaparecido envuelto en papel, y sin el cual la escena no sería la misma… porque, por otro lado, ¿qué es eso de un mapa de carreteras? ¿Alguien no nacido en el presente siglo ha oído hablar de algo así?

El bailecito de Cantando bajo la lluvia

Cantando_lluvia

Pasando por alto la tirria que le tiene la mayoría de la gente al fenómeno meteorológico sin el cual la vida no sería posible (lo siento, compi Rachel), ¿qué sería de éste clásico del cine, precursor en parte de la gran humillada en la histórica cagada de ayer, sin la lluvia? Obviamente, nada. Bueno, pues imaginemos qué habría pasado si el personaje de Gene Kelly hubiese dispuesto de una de las aplicaciones actuales de predicción meteorológica en tiempo real, también infalibles (ejem…): Pues que no habría salido a la calle al saber que iba a llover, y no habría habido canción, ni bailecito, ni película. O eso, o se habría llamado “Cantando bajo techo mientras escampa”.

El final de King Kong

King_Kong

Aquí la cosa es bien sencilla de imaginar: No habrían sacrificado vidas humanas para reducir al monete en lo alto del Empire State Building, porque se lo podrían haber cepillado con drones.

Los Pájaros de Hitchcock

Los_Pájaros

(Nos sirve la misma solución que para la anterior película).

El “rescate financiero” de Qué bello es vivir

Bello_vivir

La película viejuna navideña por antonomasia habría tenido un remedio diferente para el bueno de George Bailey (James Stewart), aunque la consecuencia habría sido similar: Su ruina se habría resuelto mediante una campaña de crowdfunding por Internet. De hecho, el final de la película es una especie de proto-crowdfunding solidario, sólo que entonces no se podía hacer tan rápido ni masivo como ahora.

El juego del campo de concentración en La vida es bella

Bella_vida

Guido (Roberto Benigni) lo habría tenido mucho más fácil para distraer a su hijo Giosuè durante su estancia en el campo de concentración nazi: Le habría dado un smartphone para que se pusiera a cazar Pokémons.

La Vuelta al Mundo en 80 Días

Vuelta_al_mundo

Este es uno de esos ejemplos en los que un genio (en este caso Julio Verne, autor de la novela inspiradora del film), no fue todo lo visionario que su mente privilegiada para la ciencia ficción podría haber sido: Esta historia es, sencillamente, una tomadura de pelo en los tiempos de Uber, BlaBla Car, InfoVuelos y demás…

El Señor Lobo de Pulp Fiction

Pulp_Fiction

Amigos, está claro: El Señor Lobo, actualmente, sería una app móvil. Cada vez que un asesino se viera en tal situación, podría resolverlo fácilmente mediante su smartphone. De hecho, no me extrañaría que ya funcionasen así, y de lo contrario no sé qué hacen las startups que no se ponen a ello… aunque bueno, entiendo que negociar con la mafia sigue siendo igual de chungo que siempre…

Robert de Niro ante el espejo en Taxi Driver

Taxi_Driver

Cuando el taxista se dice así mismo aquello de “¡Eh tú!, ¿Estás hablando conmigo?”, en vez de hacerlo ante el espejo, se habría grabado un selfie y lo habría subido a Youtube. Por otro lado, su lucha encarnizada y violenta habría sido, lógicamente, contra Uber.

La biblioteca de El nombre de la rosa

Nombre_Rosa

Sencillamente, no habría habido biblioteca, sino que habría sido un centro de datos, y por lo tanto Guillermo de Baskerville y su fiel Adso no se habrían perdido en la laberíntica torre, sino en “la nube”, y por lo tanto habrían estado más perdidos que un pulpo en la nube… Por otro lado, el incendio de la biblioteca se habría tenido que sustituir por un virus informático, o un ataque DDoS.

Julia Roberts probándose vestidos en Pretty Woman

Pretty_Woman

Para haceros entender cómo se habría resuelto esta escena hoy en día, sólo tengo que decir cuatro palabras: ¡Claro que sí guapi!

Frodo y Sam entre la lava del Monte del Destino al final de El Señor de los anillos

Señor_Anillos

- Henos aquí, Sam, al final de todas las cosas…

- Sí, vale, señor Frodo, muy épico y tal, pero… ¿qué haces que no mandas un WhatsApp a Gandalf  para que nos envíe unos drones para sacarnos de aquí…?

(Como se puede ver, los drones habrían cambiado muchos finales de cine).

El tiempo es oro

Tiempo_Oro

Ya, de acuerdo, esto es un antiguo concurso de televisión y no una película, pero lo presentaba la voz de Darth Vader, Terminator y Clint Eastwood (el inolvidable Constantino Romero), y a mí eso ya me parece suficientemente cinematográfico, hala. El caso es que este programa habría sido bien distinto en la era de San Google… Vamos, que habrían podido prescindir de todas aquellas enciclopedias para resolver las preguntas finales.

 

¿Hay cinéfilos entre nuestros lectores? ¿Se os ocurren más ejemplos…?

Post by Albert